hacer cerámica para mí es mucho más que un oficio.
es un camino en el que cada día aprendo, a ser paciente, a saber esperar, a aceptar un logro pero también un error.

la cerámica me enseña que las cosas y la vida, pueden ser muy sencillas, y que incluso así, requieren mucho trabajo y esfuerzo.

a no dar nada por sentado, a saber sorprenderme con los pequeños cambios.
algo aparentemente tan sencillo como hacer platos, llena las baldas de mi taller, pero también llena mis días de magia.

partir de un trozo de barro, proyectar en él una forma que tengo en mente, con mis manos, y estar presente en la transformación de la materia…

hacer esto cada día, es presenciar un pedazo de la magia que tiene la vida en este mundo.

making pottery for me is much more than a job.
is a path in which i learn every day to be patient, to accept a success but also a mistake.

pottery teaches me that things, as well as life, can be very simple, and that even so, they require a lot of work and effort.

never give anything for granted, and surprise me with small changes and details.

something apparently as simple as making plates, fill the shelves of my workshop, but also fills my days with magic.

form a piece of clay, i can project a form i have in my mind with my hands, and i can be present in the transformation of matter…

to do this everyday, is to witness a piece of the magic that lives in this word.