no lo he podido evitar

me he quedado sentada en el taburete que tengo al lado de la mesa, mirando hacia afuera y comiendo cacauetes. la visita que he tenido hoy en el taller, me ha dejado con una sensación que necesito reposar para comprenderla.

paolo me ha mirado a media reunión y me ha felicitado por mi trabajo.

cada visita es como una historia, tiene un inicio, un nudo y un desenlace. primero procuro presentarme un poco, cuanto tiempo hace que estoy en el taller, qué hago, para quien lo hago, y porqué lo hago. cuando me he dado cuenta, los dos estaban disfrutando hablando entre ellos, imaginando colores, formas, opciones, preguntándome, con ilusión en sus caras. el desenlace ha venido solo, una hoja con mis apuntes y nuevas piezas a desarrollar, después de un baile de palabras y emociones.

uno de los platos, tiene una forma que siempre me ha dado mucho respeto, y nunca hasta hoy me había planteado llevarla a cabo.

se han ido, y tenía a medias los platos para retornar de ayer. muy húmedos aún… los he dejado reposar, he hecho espacio en las baldas.

no me he dado cuenta que estaba limpiando el torno.

y no lo he podido evitar.

he cortado 1800 gramos de barro rojo, uno de mis favoritos, y me he sentado en el mismo taburete que compré hace 4 años. el mismo taburete con el que empecé a practicar yo sola, a hacer vasos y platos, vasos y platos, vasos y platos, así hasta conseguir hacer vasos y platos.

no lo he podido evitar, casi solo, he hecho el plato. aquél al que tanto respeto le tenía, ha salido casi solo. estaba esperando, y era el momento.

lo he dejado en la balda, y he hecho otro, solo para comprobar que sí, que lo había hecho yo.

los dos juntos en la balda me miraban, y sentada en mi taburete, los miraba orgullosa, con el corazón ensanchado y los ojos brillantes.

he acabado los platos que tenía a medias, con dos nuevos platos como espectadores en el taller.

hoy me he sentado en mi taburete, y he recordado el taller vacío, cuando hace más de 4 años que lo alquilé. y lo he mirado ahora, lleno de piezas, lleno de ilusiones, de sentimientos, de piezas rotas, y de muchas otras que descansan en los estantes. he pensado en todas las que han salido, que son muchas más de las que nunca llegué a imaginar entonces.

dan las 15:00 y salgo hacia casa, con la misma canción en la cabeza de toda esta semana https://youtu.be/qr36aGCd4Kk

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *